Acerca del nativo digital y otras leyendas urbanas

dilbert-on-training

El 9 de julio del año pasado pude asistir a la primera edición de un evento memorable propuesto por ESADE y Territorio Creativo: #DigitalWe. Todo un lujo, debo decir.

Tuve el placer de participar en el caso de estudio dedicado a la estrategia de negocio, con el título “estrategia competitiva en entornos disruptivos”, conducido por Joaquín Cava y Salvador Requena. Se nos planteó un supuesto enmarcado en el sector de las telecomunicaciones, entorno que no me resulta del todo ajeno gracias mi innegable sesgo geek y al módulo del “Master en International e-Business” del Centro de Estudios Económicos y Comerciales (CECO) que cursé el año pasado (concretamente el de “Herramientas tecnológicas para la internacionalización digital de la empresa”). Tengo que reconocer que hubiera preferido un ejemplo más cercano al común de los directivos de este país, es decir, algo más orientado al mundo de las Pymes, pero siempre es estimulante diseccionar los aciertos y errores de los grandes.

Aprovechando que fuimos dos de los participantes más activos en el caso de estudio, durante el descanso de media mañana mantuve una enriquecedora conversación con Bernard Seco, New Business Director de NetBooster, y uno de los temas que salieron a colación fue el de los nativos digitales (término que acuñó Marc Prensky allá por 2001 en su obra “Digital Natives, Digital Immigrants”). Con cierta controversia amistosa, debo decir. Yo, que soy de la cosecha del 78 y no podría ser considerado como tal, siempre he sido muy escéptico con la idea de que los denominados “nativos digitales” cuenten con un talento innato para desenvolverse en entornos digitales. Eso sí, creo que podría considerarme un “bilingüe digital”, como diría José Manuel Alarcón.

Pues bien, confío en que esta entrada ayude a arrojar luz sobre este controvertido asunto.

¿Nativos digitales?

En primer lugar, recomiendo esta clarificadora charla de Juan García, que en 2013 compartió con los asistentes a TEDxValencia su experiencia como divulgador y formador tecnológico (especialmente con chavales).

En segundo lugar, recomiendo un par de artículos con datos concretos al respecto:

Me temo que iniciativas como Xnergic y similares son más necesarias que nunca. Al menos, en España, porque de lo que estamos sobrados es de “huérfanos digitales”: todos esos jóvenes rodeados de dispositivos potentísimos que nadie les ha enseñado a aprovechar.

De momento no tengo nada más que añadir (pero toda aportación constructiva será bienvenida, como siempre).

Share
Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply